Conferencia de Go Hasegawa, arquitecto japonés

El pasado jueves 8 de Junio tuve el placer de asistir a la conferencia del arquitecto japonés Go Hasegawa en el COAC. Digo el placer no como una frase hecha si no porque verdaderamente lo fué. No conocía su obra pero me pareció interesante asistir a su charla, fascinada como estoy últimamente con la cultura y la arquitectura nipona después de mi primer viaje a Japón (que no el último) del que aterricé hace un poco más de una semana.

Hasegawa empezó algo tímido cuando dijo que ya había estado en Barcelona varias veces y que le encantaba la ciudad pero fué soltándose en su presentación, dejando fluir sus gestos a medida que se iba emocionando contándonos los proyectos incluidos en el monográfico que la revista A+U le dedicó en Enero de 2017. Este número ahonda en la dimensión espacial, la gravedad y el tiempo, conceptos básicos en toda la obra del japonés.

Hasegawa es un arquitecto joven que hace una arquitectura valiente; que coge la libertad que le brindan sus clientes (que es mucha) y se divierte llevándola más allá, arriesgando, dando tres vueltas de tuerca a lo que él considera “un espacio normal”. No hay nada convencional ni aburrido en su arquitectura. Sus obras son aparentemente sencillas pero todas parten de un profundo análisis de las ideas preconcebidas de grande/pequeño, pesado/ligero, nuevo/viejo para cambiarlas y dotarlas de un significado y un valor distinto.

Tal como nos explicó, su punto de partida casi siempre es una sección a partir de la cual empieza a darle vueltas a los conceptos de la escala, las visuales, la privacidad con el exterior, etc. En su casa “Pilotis in a forest”, por ejemplo, la solución de sobredimensionar los pilotis le permite generar una “plaza” en medio del bosque, que sus clientes disfrutan como terraza cubierta, y ocultar la casa entre las copas de los árboles. Los grandes ventanales dispuestos estratégicamente en un espacio de poca altura hacen que parezca que la vegetación entra en la casa, casi de manera agresiva (aunque siempre con un profundo respeto por la naturaleza, algo muy enraizado en la mentalidad japonesa).

Pilotis«House in a Forest». Fotografía de la web de Go Hasegawa and Associates.

En sus apartamentos en Nerima, las tipologías de vivienda son variadas: rectangulares, en forma de “L”, triplex,…y en todas juega con los espacios semiexteriores y las dobles y triples alturas para que las viviendas tengan mucha relación con el exterior y parezcan más grandes, intentando alejarse de los típicos pisos minúsculos que abundan en Japón. Sin embargo, la fachada está compuesta por una serie de ventanas y agujeros similares en los que no se aprecia qué hay detrás, dotando a esos espacios de privacidad y algo de misterio desde el exterior.

Otro aspecto que tienen en común sus obras es la importancia de la estructura. Según nos dijo Hasegawa, no concibe proyectar sin trabajar codo con codo con los estructuristas. Para él, el diseño de una obra va ligado a su estructura, investigando y evolucionando conjuntamente. El acero y la madera son materiales con los que le gusta trabajar y que queden vistos. La madera la usa incluso en revestimientos interiores y exteriores, a veces explorando otras texturas para que parezca que es piedra. En algunos de sus proyectos consigue con la madera una gran sensación de ligereza, calidez y serenidad, sobre todo en sus viviendas unifamiliares donde un ligerísimo forjado de listones de madera separados unos centímetros entre ellos (no aptos para personas que sufran de vértigo) ofrece unas vistas tamizadas a las plantas inferiores. En otros proyectos, lo que consigue precisamente es todo lo contrario: contundencia y enraizar con lo primitivo del material, como por ejemplo en la rehabilitación del mercado de Taipei donde añade al soso edificio existente unos gruesos pilares de madera para sustentar una nueva cubierta parecida a una membrana.

komazawa«House in Komazawa». Fotografía de la web de Go Hasegawa and Associates.

Nos contaba el arquitecto entre risas, un poco sorprendido y emocionado aún, que uno de sus últimos proyectos es algo que nunca habría pensado que le encargaran, tanto por la temática como por el material: una capilla de mármol en Guastalla (Italia). Bloques de mármol con unas cavidades interiores repetidos en círculo forman la capilla. Como no podía ser de otra manera en su obra, su desconocimiento del mármol le ha llevado a analizarlo y a exprimir todas su posibilidades, llevándolo al límite de su delgadez para convertirse en algo ligero y translúcido que deja pasar la luz a través de las partes con menos grosor del material. Una imagen sin duda diferente para una capilla, que se acabará de realizar durante este año.

Y así, inspirada por espacios y materiales que contradicen las ideas preexistentes, me fui a casa ávida por buscar más proyectos de este talentoso arquitecto.

 

Sonia
Acerca de Sonia 75 Articles
Arquitecta. Fundadora de En Sección BCN.

Be the first to comment

Leave a Reply

Close It
UA-71639970-1