EL RINCÓN DE…Víctor Fernández Clares

Pvictorara inaugurar la nueva sección “El Rincón de…” hemos pedido al polifacético periodista y agitador cultural Víctor Fernández Clares (Santa Perpètua de Mogoda, 1987) que nos cuente qué espacio de la Ciudad Condal es su favorito.

Con una energía inagotable para estar en varios proyectos a la vez, Víctor se mueve como pez en el agua entre la radio, los artículos de opinión y las entrevistas, entre otros, pasando del estilo más locuaz, irónico e irreverente al más serio y profundo en cuestión de segundos.

Su curiosidad por el mundo artístico y cultural de la ciudad engloba desde los artistas y eventos de primera línea a los más desconocidos y alternativos. Si os apetece leerle y estar pendientes de sus nuevos proyectos, os recomiendo que visitéis su web.

Para Víctor, “la plaza de Sant Pere es uno de los lugares más emblemáticos del barrio de Sant Pere, que representa la Barcelona que me gustaría conservar. En sus calles todavía te encuentras con pastelerías, ferreterías y anticuarios de toda la vida, además de cervecerías, ateliers de artistas y tiendas de artesanía y ropa de autor.”.

 

 

 

 

Y no le falta razón, porque la plaza de Sant Pere de les Puel·les tiene un encanto especial. Formar parte de uno de los barrios más antiguos de Barcelona le otorga esa pátina que tienen todos los lugares en los que parece que el tiempo se detuvo hace mucho.

Uno de los elementos que más destacan de la plaza es la Iglesia del antiguo convento benedictino femenino de Sant Pere de les Puel·les. Éste fue fundado en el 945 y a su alrededor fue creciendo lo que sería el barrio de Sant Pere, inicialmente en las afueras de la primitiva muralla. El convento sufrió, a lo largo de la historia, ataques, derribos, incendios, desamortizaciones, reconstrucciones,… Lo que queda ahora del conjunto monástico es la Iglesia, de un estilo ecléctico, ya que las sucesivas modificaciones alteraron su estructura original románica.

img_8380

La plaza es austera; el triángulo que forman las fachadas de los edificios que la envuelven contiene pocos elementos de mobiliario urbano y tampoco es que vaya sobrada de árboles y vegetación. Sin embargo, hay algo en ésta que invita a quedarse un rato: quizá sea por la sorpresa de descubrir, tras las callejuelas que llevan hasta la plaza, la imponente fachada del antiguo convento con su portalada gótica; quizá sea a la curiosidad que suscita la fuente modernista de hierro forjado diseñada por Pere Falqués i Urpí (arquitecto y diseñador también de las famosas farolas del Passeig de Gràcia) situada en medio de la plaza.

img_8381

img_8383

También podría deberse a la tranquilidad que se respira, rota de vez en cuando por los murmullos y las risas de la gente sentada en las terrazas de los bares que hay en ella.

Una plaza con una cadencia pausada en la que se mezclan lo antiguo y lo nuevo, la gente del barrio con los turistas. ¿Os gusta este rincón de la ciudad?

Sonia
Acerca de Sonia 75 Articles
Arquitecta. Fundadora de En Sección BCN.

Be the first to comment

Leave a Reply

Close It
UA-71639970-1